La Reforma Protestante

La Reforma Protestante

Aquí encontrarás todo tipo de recursos para comprender la reforma protestante, sus causas y consecuencias. Te ayudaremos a comprender la enseñanza de Martín Lutero, Juan Calvino y otros reformadores de la iglesia. Compartiremos contigo un sinnúmero de recursos que te ayudarán no solo en tu vida de piedad y obediencia a Cristo, sino también para la edificación de otros cristianos, preparación de sermones, etc

Contexto de la reforma protestante

La necesidad de una reforma, fue planteada por muchos predicadores anteriores a Martín Lutero, pero por diversos motivos, no llegaron a tener gran difusión. Pero la semilla de la reforma estaba siendo sembrada y sólo necesitaba que algo la hiciera germinar.

La Reforla reforma protestantema Protestante cobró auge y se difundió en Alemania, en el año 1517, cuando Martin Lutero publicó las “95 tesis” contra la venta de indulgencias, en la puerta de la iglesia de Wittenberg.

Luego, otros reformadores, de los cuales hablamos en este sitio fueron expandiendo la reforma en diferentes lugares de Europa, y luego con los años por el mundo entero.

El abuso de poder del papado, la falta de santidad de los ministros católicos, y el manifiesto materialismo que demostraba la iglesia católica en aquellos días fueron la madera, el fuego y el oxigeno que dio origen a un movimiento que incendió de fervor espiritual el corazón de los reformadores y de los cristianos que comenzaron a leer las Escrituras (por aquel entonces prohibidas) y así encontrar las enseñanzas de Cristo y los apóstoles para salvación de sus almas.

Si el fuego se encendió en los corazones de un modo espiritual, no lo fue menos a nivel nacional en cuanto a la cantidad de personas que abrazaron la reforma. Literalmente debemos reconocer que en ese sentido la hoguera fue colosal

 

Hubo varios elementos que colaboraron con la reforma protestante. Uno de los más importantes era el saqueo de riquezas que Roma realizaba a los países europeos por medio de las iglesias locales. El dinero recaudado en las iglesias de toda Europa, en vez de volver al pueblo en obras de ayuda, difusión del evangelio e impresión de las Escrituras, era llevado a Roma, para construcción de majestuosos edificios religiosos y el sustento de las vidas llenas de muchísimos lujos de los altos lideres religiosos.

Esto molestaba mucho a los gobernantes de varios países, en particular, Dios le dio refugio a Lutero en la misma Alemania, donde sus príncipes, hartos del saqueo, le ofrecieron ayuda y protección.

Esto no significa que los gobernantes de las naciones fueran todos piadosos y amaran a Dios. Algunos tal vez lo serían, pero la mayoría amaban el dinero y no a Dios y como la Iglesia católica les sacaba el dinero que de otro modo irían a los impuestos y arcas de cada nación, entonces apoyaron la reforma.

La decadencia espiritual de Roma en aquellos días jugó un papel fundamental en formar un clima de disconformidad hacia la iglesia católica. Las enseñanzas apasionadas de Lutero causaron también un fuerte impacto en la población alemana quienes veían en la enseñanza reformada una forma de adoración mas genuina y profunda que la enseñada y experimentada por roma