Frases de Juan Calvino

Estas son algunas de las frases más destacadas de Juan Calvino

Dado que nadie está excluido de invocar a Dios, la puerta de la salvación está abierta a todos. No hay nada que nos impida entrar por ella, pero solo nuestra propia incredulidad

Tú, Señor, me mallugas, pero estoy completamente satisfecho, ya que es de Tu mano

Cada uno de nosotros es, incluso desde el vientre de nuestra madre, un maestro artesano de ídolos

Sin el Evangelio todo es inútil y vano

En el Evangelio, Dios declara que Él se deleita adoptarnos como hijos suyos, y al hacerlo, nos libera de la trampa de satanás y de la tiranía del pecado. Pero hay muy pocos que aceptan este regalo cuando se les presenta, por su maldecido cautiverio al pecado, parece que prefieren estar sujetos a sus apetitos carnales, en lugar de ceder obediencia a Dios y caminar en completa libertad.

Los que prematuramente se colocan para erradicar con todo lo que es desagradable para ellos, aplastan el Juicio de Dios y ligeramente se entrometen en la oficina de los ángeles.

Al que el Señor ha adoptado y considerado digno de su comunión debe prepararse para una vida laboriosa, dura , e inquieta, repleta con diversos tipos de males.

La tortura de una mala conciencia es el infierno de una alma viviente.

Donde quiera que veamos la Palabra de Dios predicada y escuchada a fondo, hay una iglesia donde Dios existe, aún tenga enjambres de defectos.

Tal y como sea una persona, aún debemos amarlos porque amamos a Dios.

En los lineamentos de la ley, Dios es visto como el galardonador de la justicia perfecta y el vengador del pecado. Pero en Cristo, su rostro resplandece, lleno de gracia y de ternura para los pobres, e indignos pecadores.

Debemos hacer el reino invisible, visible en medio de nosotros.

Nadie cree seriamente que el universo fue creado por Dios sin estar convencido de que Él se encarga de sus obras.

El conocimiento de las ciencias es mucho humo, aparte de la ciencia celestial de Cristo.

Su muerte fue suficiente para todos, fue eficaz en el caso de muchos.

En cuanto a nuestro Señor Jesucristo, también debemos ser conscientes de que es nuestro Abogado, y que sin Él no podemos acercarnos a Dios

La mente del hombre es como una tienda de idolatrías y supersticiones.

Sin conocimiento de uno mismo no hay conocimiento de Dios.

La tortura de una mala conciencia es el infierno de un alma viviente.

La meta de la nueva vida en Cristo es que los hijos de Dios exhiban la melodía y armonía de Dios en su conducta. ¿Qué melodía? La canción del Dios de justicia. ¿Qué armonía? La armonía entre la justicia de Dios y nuestra obediencia.

Hay que recordar que el diablo tiene sus milagros, también.

Todas las cosas están a disposición de Dios, y la decisión de la salvación o la muerte perteneciente a él.

No hay un poco de brizna de hierba, no hay color en este mundo que no tenga la intención de hacer que los hombres se regocijen.

La mente del hombre es como una tienda de idolatrías y supersticiones

La tortura de una mala conciencia es el infierno de un alma viviente.

Nadie está excluido de pedir a Dios, la puerta de la salvación está abierta para todos los hombres

Todas las cosas están a disposición de Dios, y la decisión de la salvación o la muerte perteneciente a él.

Un perro ladra cuando su amo es atacado. Yo sería un cobarde si es atacada la verdad de Dios y permanezco en silencio

No hay un poco de brizna de hierba, no hay color en este mundo que no tenga la intención de hacer que los hombres se regocijen.

Cada uno de nosotros es, incluso desde el vientre de nuestra madre, un maestro artesano de ídolos

Si una mujer expulsa el feto de su vientre con drogas, esto es un crimen inexpiable por Dios

 

También te podría gustar...