Premilenialismo dispensacional

Existen 3 grandes líneas de interpretación de la doctrina del milenio, a saber, la posición premilenial, la posmilenial y la amilenial. La escatología premilenial, se subdivide a su vez en a) premilenialismo dispensacional, proveniente de la teología dispensacionalista, y b) premilanialismo histórico, con una línea más parecida a la teología reformada.

Deseamos de corazón poder explicar breve pero claramente la posición premilenial dispensacional a fin de que el lector tenga una mejor comprensión de las exposiciones que realizamos en este blog y de la escatología en general independientemente de cada posición.

Añadiremos además algunos teólogos famosos que apoyan el premilenialismo dispensacional y cada una de sus principales ramas junto a  algunos de los seminarios que las defienden

¿Que es el premilenialismo dispensacional?

El premilenialismo dispensacional es la creencia que asegura que el segundo retorno de Cristo se realizará antes de la ocurrencia de un milenio literal de 1000 años sobre la tierra. Este sistema además afirma que el arrebatamiento de la iglesia será una venida secreta de Jesús y ocurrirá 7 años antes que la segunda venida, la cual será pública. No es competencia de este post hablar del arrebatamiento, ni de todo el dispensacionalismo en sí mismo, por lo que dejaremos los detalles de esos temas para otra ocasión.

Tanto el premilenialismo dispensacional como el premilenialismo histórico, ambos coinciden en un milenio literal, terreno, de 1000 años, pero difieren en las cuestiones del rapto, la iglesia y el cumplimiento de algunos pactos lo cual veremos al estudiar el premilenialismo histórico.

Para comprender las enseñanzas del premilenialismo dispensacional es necesario entender su sistema de interpretación de las Escrituras y su Eclesiología.

La hermenéutica del premilenialismo dispensacional

En el premilenialismo dispensacional, las Escrituras se interpretan literalmente casi siempre, inclusive en el ámbito de la profecía. Es en la interpretación de la profecía donde especialmente se diferencia de muchos detalles del premilenialismo histórico, especialmente la cuestión del rapto de la iglesia. También toma mucha distancia del resto de los otros sistemas de interpretación, pues éstos se remontan en algunos casos a los primeros siglos de la iglesia y se puede percibir que son mucho más cercanos al utilizado por los apóstoles.

El dispensacionalismo es el único en la historia de la iglesia que entiende que la profecía se debe interpretar literalmente siempre. Quienes creyeron eso fueron los judíos de los días de Cristo y por eso no comprendieron las profecías sobre Cristo. En la iglesia no ha habido desde los días de los apóstoles hasta el siglo 19 quien interpretase la profecía de un modo exclusivamente literal. Obviamente, siempre hay profecías de cumplimiento literal, y no son pocas, pero por lo general se sabe que la profecía es un genero literario que incluye muchísima simbología, tipología y profecías que se cumplen literalmente, pero de una manera espiritual.

Podemos citar las profecías de Daniel 2, 8 y 11 para ver que se cumplieron literalmente en reinos, pero eran profecías simbólicas. De hecho, como veremos en otros estudios, las profecías sobre los reinos suelen ser simbólicas con mucha frecuencia, especialmente el Reino de Dios!

En este punto de la aplicación espiritual o simbólica de las profecías, hay mas consenso entre los premilenialistas históricos y la teología reformada, que con el dispensacionalismo. El dispensacionalismo intenta entender la profecía literalmente siempre, ignorando en muchos casos la misma hermenéutica de los apóstoles.

Esta diferencia de hermenéutica es la que nos lleva a la próxima gran diferencia no solo en la escatología, sino en general, entre la teología dispensacionalista y la teología reformada: la Eclesiología

La Eclesiología y el premilenialismo dispensacional

Bien sabemos todos que la Iglesia era un misterio no revelado en el AT, por lo tanto toda referencia a la Iglesia que pudiera encontrarse en el AT es profecía futura. Aquí es donde hace la diferencia en la interpretación literal o figurativa de algunas (no todas) las profecías.

El premilanialismo dispensacional se caracteriza por diferenciar entre la iglesia y la nación de Israel, entendiendo que son 2 pueblos diferentes con pactos y profecías diferentes, pero que a la vez ambos son el pueblo de Dios. Israel, actualmente tiene su relación “suspendida” con Dios por haber rechazado a Cristo, y en su lugar, entró temporalmente la iglesia a ocupar el lugar del Pueblo de Dios. Este lapso de tiempo suele conocerse como “el paréntesis de la iglesia” y dura hasta el rapto secreto, cuando luego de arrebatada la Iglesia, Dios retoma su trato con Israel, quien gradualmente van creyendo en Cristo mientras el anticristo los persigue.

Al final de la gran tribulación, Israel como nación habrá reconocido a Cristo y éste regresa públicamente para destruir al anticristo e iniciar el milenio prometido. Cuando ello ocurra, Cristo tendrá 2 esposas: la Iglesia y también a Israel. Con la iglesia, está comprometido, y de Israel, distanciado, pero en su retorno, se reconciliará con Israel su primera esposa y se casará también con la Iglesia. No esperaremos a un estudio profundo del dispensacionalismo para decir que esto no nos parece coherente y mucho menos lo enseñado por la Escritura, aunque sí, esperaremos a otro estudio para hablar en profundidad del tema. Cristo tiene, desde la perspectiva reformada de la Biblia, una única esposa y un único pueblo: la iglesia, la cual es el la continuidad de Israel y de los pactos dados a Israel. Esto nos da lugar al siguiente tema

Las dispensaciones, los pactos y el efecto en la profecía

Entre los pilares de la interpretación dispensacionalista, está el dividir la historia de la humanidad en varias etapas, las cuales pueden suelen ser 7, 8 o incluso más según la rama dispensacionalista que estés considerando. La división de la historia en etapas, sin duda es innegable, pero lo que es cuestionable es cuantas. Nadie duda que hubo un antes y despues del pecado de Adán, o del diluvio, o de la venida de Cristo e incluso de la segunda venida de Cristo. Estas divisiones (y solo éstas) son reconocidas desde los inicios de la iglesia, pero no todas las otras que fueron añadidas luego por el dispensacionalismo.

En el dispensacionalismo, estas etapas se llaman “dispensaciones” y todas tienen las siguientes características:

  • Una promesa de Dios que puede ser condicional o incondicional
  • Nuevas responsabilidades dadas al hombre para esa etapa
  • El fracaso del hombre cumplir sus responsabilidades
  • Luego el juicio de Dios por causa de la desobediencia
  • El ciclo se repite con nuevas promesas, responsabilidades, etc.

Algunas denominaciones dispensacionalistas añaden algunos detalles más a los ciclos, pero en esencia son como los hemos descrito arriba. Puede entenderse esto mejor en el gráfico de abajo, el cual puede ampliarse haciendo clic en la imagen

 

AsLos pactos y dispensaciones según los dispensacionalistasí como en el sistema dispensacionalista hay pactos condicionales e incondicionales, también hay pactos que anulan el anterior y pactos que tienen vigencia en “paralelo” con los anteriores. ¿Por qué es importante entender esto? Porque es el único sistema que hace estas divisiones, ya que históricamente, todas las comunidades cristianas, sin importar su nombre, creían en la continuidad de los pactos sobre un mismo y único pueblo escogido de Dios, del cual la Iglesia es su expresión final y no un pueblo diferente.

 

 

¿Cual es el impacto de estas divisiones?

  1. El dispensacionalismo tiene como regla general que cada dispensación anula los mandamientos de las dispensaciones anteriores a menos que explícitamente este mandamiento sea confirmado en la nueva dispensación. En la teología reformada es al revés. A menos que un mandamiento sea explícitamente abolido en un pacto, éste mandamiento permanece vigente en cada pacto.
  2. Es esta interpretación dispensacional de los pactos la que rompe la continuidad a las promesas de Dios sobre su pueblo y es también una de las causas por las que concluyen que la iglesia no es la continuación del pacto dado a los patriarcas sino que dichos pactos están “suspendidos hasta nuevo aviso” para un futuro cumplimiento en la nación física de Israel.

 

Los juicios futuros según el dispensacionalismo

En cuanto a los juicios de Dios, creen en múltiples juicios que se ejecutan en diferentes momentos y con diferentes propósitos, pero siempre el Juez es Cristo. Hay variedad de posiciones dentro del dispensacionalismo respecto de cuantos son los juicios, pero mencionaremos los que mayor consenso reúnen:

  1. El tribunal de Cristo. Ocurre durante los 7 años de la tribulación, luego del rapto secreto de la iglesia y antes de la segunda venida de Cristo en gloria. Es sólo para la iglesia resucitada antes del rapto y su propósito es solo evaluar el ministerio y el obrar del creyente por lo que en dicho juicio no hay condenados.
  2. El juicio de las naciones. Ocurre inmediatamente después de su segunda venida y tiene que ver con determinar quienes de los gentiles entran al milenio, según el trato que las naciones del mundo dieron a la nación de Israel durante la persecución del anticristo
  3. El juicio del Gran Trono blanco. Ocurre luego del milenio y allí se juzga a toda la humanidad no salvada pues es, según la mayoría, un juicio pura y exclusivamente condenatorio.

El milenio según el premilenialismo dispensacional

En el dispensacionalismo, puesto que el Israel étnico es el Israel de Dios y estos son diferentes de la Iglesia, deben por necesidad tener diferentes promesas y pactos. Por ende según ellos, la iglesia no tiene pactos, solo promesas celestiales y espirituales, y en cambio Israel tiene pactos y promesas materiales y terrenales.

El premilenialismo en general, y el dispensacional en particular entiende que el milenio es literal, de 1000 años y comienza luego de la segunda venida de Cristo. En ese milenio, se cumplen todas las promesas y pactos que según ellos, aún esperan cumplimento sobre Israel, tal como el pacto Davídico, el Pacto Abrahámico y el Nuevo Pacto.

¿Porqué creen que no se cumplieron? Porque no creen que los pactos y promesas hechas a Abrahám, David y el Nuevo Pacto se hayan cumplido en la Iglesia como lo enseñan los apóstoles. Desde la perspectiva dispensacionalista, como no logran ver los pactos cumplidos en la iglesia (el Israel de Dios) entonces por necesidad y a causa de la fidelidad de Dios, deben cumplirse en la nación física de Israel en algún momento futuro. Pero, puesto que Israel rechazó a Cristo, entonces esperan que durante el período de la tribulación, Israel se convierta universalmente como nación para que los pactos puedan cumplirse en la segunda venida de Cristo a establecer el milenio. Entonces, según el dispensacionalismo, Cristo se sentará en el Trono de David y comenzará a reinar sobre Israel en la tierra y allí se cumplirán todos los pactos y promesas hechas a Israel.

Durante el Milenio, Israel será la nación principal de todo el mundo, se cumplirá el pacto davídico, el pacto abrahámico y el nuevo pacto. Jerusalén será el lugar de adoración para todo el mundo y donde Cristo tendrá su trono. La iglesia, no estará en la tierra, sino en el cielo con Cristo gobernando con ellos. Si, en simultáneo con el gobierno de Cristo sobre las naciones de la tierra.

En el milenio literal de 1000 años siempre encontraremos a Israel separado de la Iglesia porque tienen distintas promesas, Cristo gobernará sobre ambos, pero de distinto modo y con diferentes condiciones. En el cielo, sin pecado de los creyentes, pues tienen vida eterna. En la tierra, con vida prolongada por cientos de años pero no vida eterna pues aún conviven con el peligro de la muerte. Hay también una considerable reducción del pecado en la vida de todos los habitantes del milenio.

Sobre el final del milenio Satanás será desatado y comenzará una nueva rebelión en la tierra, la cual será sofocada por Cristo descendiendo del cielo con fuego que exterminará a los enemigos que se reunirán para atacar a la Jerusalén del milenio.

El reino de Dios según el dispensacionalismo

Aquí hay muchas opiniones diferentes dependiendo de las diferentes ramificaciones del dispensacionalismo. Sin embargo, todos los dispensacionalistas concuerdan en que el reino de Dios no es el mismo reino de Cristo, pues el reino de Dios no está acotado a los 1000 años, mientras que el reino de Cristo sí (según su interpretación). Tampoco hay consenso en cuanto al reino de los cielos, unos afirmando que es el mismo reino de Dios y otros afirmando que es el reino de Cristo. Abordamos el tema más en detalle en los estudios sobre el Reino de Dios y el reino de Cristo

Amado hermano que fuiste enseñado en el dispensacionalismo. Deseamos recordarte que quienes hacemos este blog, todos nosotros, hemos sido maestros en el dispensacionalismo y conocemos de primera mano tanto la visión dispensacional como la amilenial. Un día, por diferentes motivos, el Señor nos guió a reconsiderar humildemente nuestras enseñanzas dispensacionales, fuimos iluminados y se nos mostró nuestro error. Gloria a Dios por ello. Queremos compartir contigo los motivos por los cuales consideramos que debes replantearte si es correcto que permanezcas en el dispensacionalismo.

Algunos testimonios

Te animamos a que leas estos 3 testimonios de hermanos que lo hicieron

Abandonar el dispensacionalismo

Del temor a la gran tribulación a la seguridad en Cristo

¿Porqué salí del dispensacionalismo?

En el siguiente estudio sobre las razones para no creer al rapto pretribulacional profundizaremos un poco más en algunos elementos distintivos de la escatología dispensacionalista. No te lo pierdas! Dios te bendiga y llene de luz tu entendimiento.

Dispensacionalismo según la wikipedia

También te podría gustar...